El que se fue a Sevilla… Expuso a las ladillas

Medios
28 Enero, 2017
Hablemos de Central

Crónica de una operación que dejó al descubierto a más de uno

Corrían los primeros días de enero y la ausencia de fútbol era el mejor aliado para darle lugar a la novela del verano. Walter Montoya, el pibe de Machagai, se adueñaba de todos los flashes, y se le adjudicaba el rol de actor principal para un antagónico duelo entre Boca y River. En el medio, Rosario Central, visto por los poderosos, y monopólicos, medios de capital como un pajuerano del interior dispuesto a venderse al mejor postor, obviando por incapacidad o complicidad, el potencial que mostró el Canalla estos años.

Así empezó el 2017, Olé, el diario deportivo más reconocido del país (dirigido por Leonardo Farinella, reconocido hincha de River), dedicó a Walter Montoya varias tapas. En las mismas afirmaban eufóricamente el deseo del “Chaque” de emigrar a River. En algunos de sus títulos se puede leer desde “su fanatismo por el club de Núñez”, pasando por las comunicaciones con sus íntimos, hasta charlas con el extécnico de Central, Eduardo Coudet, quien le recomendaba ir a jugar al conjunto de Gallardo.

Desde el primer minuto, la parcialidad canalla expresó su intención de no ver a Montoya vestir otra camiseta en la argentina que no sea la de Central y así lo transmitieron los directivos, quienes fueron contundentes con el mensaje en cada oportunidad que tuvieron  “Vamos a escuchar todas las ofertas, pero nuestra prioridad por convicción es no vender al mercado local”. Pero la máquina no se detuvo.

El 4 de enero el jugador habló por única vez durante todo el mercado de pases. En la nota expresó su deseo de cambiar de aire, aunque aclaró “si me toca quedarme en Central lo haré de la mejor manera”, demostrando que la supuesta desesperación por irse de nuestro club no era tal. Con respecto a su pase dejó en claro “Quiero irme bien de Central porque es un club que me dio todo. Si los dirigentes no quieren venderme al mercado local hay que respetarlos” Nota: http://bit.ly/2jHW7P6

Corrían los días y las redes sociales era el ámbito ideal para hacer el trabajo de hormiga, varios periodistas, lejos de honrar la profesión e informar con la verdad, se encargan del trabajo sucio.

El 12 de enero llegó a Rosario Central una oferta del Genoa C.F.C, donde ofrecía por el volante una cifra similar a la de Boca o River. Central, lejos de apresurarse, le propuso al club italiano una contraoferta, donde pedía respaldo financiero y mejores condiciones de pago. En Buenos Aires, fueron por todo e inventaron una noticia diciendo que los directivos de Genoa no habían enviado una propuesta formal y que para ellos Montoya no valía más de 2 millones de euros. Lo cual, los medios locales, lejos de constatar, replicaron operando a la par de los medios porteños. Nota: http://bit.ly/2k3sN6y

Los días pasaban y las desinformaciones corrían. Versiones cruzadas, afirmaban ofrecimientos del Atlético Madrid, Sassuolo, y cuanto club aparezca en las redes sociales era bandera para agregarle un capitulo a una novela que terminó ayer cuando Rosario Central hizo oficial el traspaso de Walter Montoya al Sevilla de España, lo cual dejó al descubierto una de las operaciones más grandes de los últimos tiempos.

Ayer, minutos después de la confirmación oficial, el propio Walter Montoya fue el encargado de hablar “hablaron y dijeron también muchas cosas que no fueron ciertas. Busqué tomarlo con humor porque en el fútbol nunca se sabe qué puede pasar de un día al otro. Central me dio todo. Es un grande y me gané un lugar. La verdad es que no quería quedarme en el país para no tener que enfrentar a Central. Esa es la realidad. Pasa que la gente habla sin saber. Por eso lo comento ahora”.